Centro Médico Estético

Santiago 226955516 - 226886143

 

foto-rosacea-1Normalmente se presenta con enrojecimiento en mejillas,  nariz, barbilla o frente que pueden aparecer y desaparecer. En otros casos puede abarcar además  el cuello,  pecho, cuero cabelludo y orejas. Con el tiempo, el enrojecimiento tiende a ser más persistente y visible. De no ser tratada se desarrollan espinillas y en casos graves la nariz puede crecer, hincharse y deformarse  por exceso de tejido (rinofima), también los ojos pueden verse afectados.

Aunque la rosácea es una condición crónica, actualmente se puede mejorar y controlar, gracias a sofisticados láser como el Neodimio Yag de pulso largo y el láser VBeam de colorante pulsado. El primero para aquellos vasos más profundos y el segundo para aquellos más superficiales. Este es un tratamiento muy bien tolerado, ambulatorio que no necesita anestesia y se puede volver de inmediato a las actividades habituales.

En función del tipo de lesión, su profundidad, o la etapa en que se encuentre la rosácea, seleccionaremos el tratamiento utilizando un láser u otro o una combinación de ellos. Además para asegurarnos de cubrir completamente todas las zonas que requieren tratamiento agregaremos Terapia Fotodinámica y/o IPL de última generación como tratamiento complementario. Por ello es tan importante ponerse en manos de Profesionales de la Salud especializados con una plataforma láser completa que se adapte a las distintas lesiones existentes. En Kinestetica encuentras la mayor variedad de láser del país.

Los láseres vasculares son la mejor opción para tratar estas lesiones cutáneas por su eficacia, seguridad, tolerancia y resultados. El láser es atraído por la hemoglobina incrementando la temperatura al interior del vaso sanguíneo dilatado, lo cual produce la coagulación sanguínea colapsando sus paredes y desapareciendo paulatinamente por absorción gradual de nuestro organismo, esta coagulación selectiva alcanza solo los capilares dilatados, sin dañar la piel

EL láser puede encargarse de los vasos sanguíneos dilatados de manera rápida sin pasar a llevar el resto de los tejidos. Los pulsos de energía son entregados a una gran velocidad (millonésimas de segundo), la piel externa no alcanza a “calentarse” no quedan huellas, tampoco molesta su aplicación. Luego del procedimiento es necesario seguir utilizando protección solar con aplicaciones repetidas cada 3 horas mientras se esté expuesto. Se deberá evitar focos de calor (estufas, baños de agua caliente, etc.). El número de sesiones variaran dependiendo del tipo de lesión y su extensión, siendo por lo general entre 4 y 6,  una cada 30 días.

Protección de la piel

Los pacientes deben limpiar su cara con un limpiador suave, no abrasivo, enjuagar con agua tibia y secar la cara con una toalla de algodón grueso y suave, pueden aplicarse productos no irritantes para el cuidado de la piel y usar protector solar con (SPF 50). Pueden utilizarse cosméticos para ocultar los efectos de la rosácea como un maquillaje con tonos verde  esto para contrarrestar el enrojecimiento, pero 48 hrs después del procedimiento. Es muy importante que los pacientes puedan primero identificar y luego evitar estilos de vida y factores ambientales que gatillen brotes de rosácea o que agravan sus condiciones individuales.